La hidratación, el primer peldaño hacia la salud

La hidratación, el primer peldaño hacia la salud

Somos lo que bebemos. Es decir, somos esencialmente agua, líquido que renovamos cada 15 días en nuestro organismo. Cuando a nuestro organismo le falta agua, o ésta no es de buena calidad y no logra cumplir sus funciones, las células entran en un estrés metabólico y se acidifican. Es entonces cuando nuestro #PH se vuelve ácido y un PH ácido es el origen de la mayoría de las enfermedades. Como ya apuntaba en 1931 el Premio Nóbel Otto Heinrich Warburg, una causa indiscutible del cáncer era la acidificación celular.

Siendo conscientes de la importancia que tiene mantenerse hidratado,  pasamos a abordar cómo es la hidratación, o al menos, cómo ha de ser. Para que el agua que ingerimos cumpla su función orgánica, hemos de consumir agua de calidad y de forma regular. Beber cuando sentimos sed es como cavar un pozo en el desierto cuando queremos beber agua. Es decir es ya tarde, el cuerpo ya ha empezado a deshidratarse. Por ello, conviene mantener una rutina en lo relativo a nuestra hidratación, que nos permita mantener todas las funciones orgánicas de manera óptima.

También hemos de entender que el agua no sólo hidrata, sino que también limpia nuestras células. Distribuye los nutrientes que hemos obtenido mediante la ingesta, se comporta como un regulador térmico de nuestro sistema, lubrificando nuestros huesos y articulaciones. El agua es el origen de la vida de la misma forma que su ausencia es el origen de la enfermedad y la muerte.

¿El agua adecuada?

Antes ya hemos comentado que no es suficiente con consumir agua para tener una adecuada hidratación y alcanzar un óptimo funcionamiento celular. La sangre es, en su 80%, agua. Cuando comemos, las digestiones utilizan 2 litros de jugos gástricos que son, esencialmente, agua.

El origen primario de todas las patologías es la falta de agua. Una deshidratación siempre conlleva a un estado de acidosis, y este siempre conduce a la enfermedad, pues en un cuerpo con desequilibrio del PH no le faltaran contaminaciones microbianas y los microorganismos son el origen del 100 % de las enfermedades. Este es un dato, además, a tener en cuenta, partiendo de la base de que el 90% de las aguas del planeta no son saludables. Resulta esencial hidratarnos de la misma forma que hidratarnos bien, pues de nada nos sirve consumir un agua que no resulta saludable: sería como alimentarnos mal.

Por eso la importancia de que el agua sea de calidad, agua alcalina y en nuestro caso, agua alcalina de manantial natural. Amulet. Un PH 9,2, agua con una importante carga mineral que aumenta las energías del cuerpo, libera las toxinas, refuerza las defensas naturales y el sistema inmunológico contra las enfermedades y los estímulos de su entorno, optimizando su funcionamiento.

Cuando consumimos agua alcalina Amulet avanzamos hacia nuestra #salud, pues estamos mejorando la flexibilidad de nuestros músculos y articulaciones, aportando mayor vitalidad y agilidad, incrementando nuestra fuerza física, trabajando los músculos a la vez que mejorando el aspecto general de nuestro organismo. Potenciamos la estimulación del metabolismo y de los procesos #anabólicos, oxigenando nuestro organismo y generando, a la vez, un mayor nivel de #endorfinas, contribuyendo a la disminución del dolor y de las inflamaciones que causan algunas condiciones físicas, generando un estado de relajación.

Por eso consumir agua alcalina Amulet mejora tu salud, mejora tu físico, tu bienestar personal y garantiza un escenario saludable a medio y largo plazo.

 

 

Leave A Comment

Instagram

Instagram did not return a 200.

Categories

Archives